19/4/18



Les presento la evolución lógica del proyecto #tijeras, con el que ya les molesté por aquí durante los últimos tres años: un centenar de poemas construidos con mucha paciencia, pegamento y textos ajenos que, quizá, algún día esté en sus mejores librerías. 
El «Ciberpoema 7» resume bastante bien mi nueva andadura digital: la posibilidad de escribir versos que derriben bloqueos creativos, sobre todo, en estos espacios que siguen siendo no-lugares; avanzar en estos tiempos de saturación y confusión virtual; y recordar, ya que estamos, que nuestra salvación pase, quizá, por despertar y dignificar la conciencia ecológica.
Si les apetece escuchar, recuerden subir el volumen, activar los subtítulos y, si les gusta, poner de moda ese verbo solidario y gratuito que nos hace tan felices y que tiene que ver con lo digital y global («com») y con la sanísima acción altruista de dividir y cortar («partire»).

No hay comentarios: